El Salón

¡Cómo ha cambiado en pocos años el concepto de salón! Antiguamente, en muchas casas, el salón apenas se utilizaba salvo para recibir visitas o invitados.  Hoy en día que las casas son más pequeñas y el salón se tiene que adaptar a la vida familiar. Pero esto no significa que el salón tenga que ser un cajón de sastre ni estar de cualquier manera.

Desde siempre, las modas y las tendencias han afectado a  la decoración en menor medida que a la ropa, al calzado y a los complementos. Pero esto está cambiando. Hoy en día, las tendencias tienen una mayor influencia en la decoración, por ello en la actualidad,  los salones tienen un aspecto más desenfadado.

La última tendencia es la mezcla de piezas vintage del siglo XX, con piezas y muebles contemporáneos. Los salones ultra modernos y minimalistas, que durante años hemos estado viendo en revistas y libros de decoración, están cada vez menos de moda, en parte porque son espacios poco prácticos en los que llevar una vida normal es difícil. Los salones con objetos de uso cotidiano, como ceniceros, libros, revistas, aunque parezca que van a desaparecer, dan calor a la zona de estar. Desgraciadamente, parece que se están sustituyendo por aparatos tecnológicos llenos de cables que inundan nuestras casas. Odio los cables. ¡Qué inventen otra cosa!

 

Maravilloso este ejemplo de la casa de María LLadó, decoradora afincada en Barcelona, publicado hace poco.

1

 

Otra característica del “nuevo salón” o del “buen salón actual” es la mejora considerable de la inversión en obras de arte. Un buen cuadro y una buena fotografía son garantía de éxito. Creo que hay un creciente interés por el mundo del arte y que la fotografía se ha hecho un hueco merecido. Me encanta la fotografía, especialmente la que tiene elementos arquitectónicos.

Tiendas como Espacio Foto (Calle Viriato),  han conseguido acercar el arte de la fotografía al gran público, de manera que a cambio de precios muy razonables se pueden adquirir obras de artistas muy reconocidos. En Espacio Foto compramos ésta para una reforma que hemos terminado recientemente.

2ter

 

En nuestro Estudio damos una gran importancia a “la caja” que constituyen las paredes y el suelo de un salón: cómo están terminados los techos, los materiales para paredes y suelo y el diseño de la carpintería en rodapié, jambas y puertas de paso. La búsqueda de una gran calidad en todos estos materiales permite un resultado muy bueno, sin necesidad inundar el espacio de muebles, cuadros y alfombras y otros objetos de decoración. Mejor pocas cosas pero buenas. En decoración, casi siempre lo barato sale caro. Una mala pintura, dura muy poco, en cambio, un buen estuco es eterno. Un mal suelo, lo aborreces al cabo de unos pocos años, sin embargo uno bueno permanece inalterable y bonito siempre. La tela mala en el sofá, destrucción segura en 3 o 4 años, en cambio un buen tejido, habrá que cambiarlo por aburrimiento. Esto ocurre con todos los elementos de una decoración.

Os dejo un ejemplo de materiales muy cuidados, diseño de Jean Luis Deniot: ¡Qué puerta tan bonita!

3bis

 

Con esto en mente y con la falta de presupuesto con la que a veces se cuenta, es importante priorizar.

El acabado empanelado de las paredes de este salón me parece una opción muy buena. Es un clásico que está volviendo y además, es muy duradero. El espejo envejecido y la lámpara tienen un gran protagonismo en este salón de techos muy altos, clave en el resultado final.

4

 

Para los amantes de las antigüedades y el arte, el salón es el lugar donde se atesoran los objetos  que a lo largo de la vida se van coleccionando. Este es un  ejemplo muy  logrado. Es elegante y sofisticado, lleno de objetos decorativos y arte, obra de Ramón García Jurado & Paco Pocovi.

5

 

Este salón, decorado hace muchos años, no está pasado de moda, al contrario ¡es una maravilla!  Creo que es obra de una decoradora de San Sebastián pero no estoy segura. (Pinterest casi siempre te da información de la fuente de donde ha sacado la fotografía, pero no en esta ocasión).  Me encanta el suelo con esa aguada blanca, las butacas francesas, el blanco en las paredes, algo que me gusta casi siempre. Es como un lienzo en el que cualquier obra de arte luce más. Si además, es una semilaca, laca, un estuco, o una tela, todavía me gusta más.

6

 

En este otro salón, os enseño uno de nuestros trabajos de los últimos años, con mi color fetiche, el gris antracita como protagonista. Colocamos  una gran fotografía de Antonio Olazabal (Espacio Foto) del Partenón en un amanecer soleado. Queda de maravilla.

La alfombra de lana con un suave dibujo, la banqueta de cuero de nuestros amigos de Anmoder,  la mesa de hierro de mi anticuario industrial favorito que nos ha abandonado, la magnífica tela que le pusimos a ese sofá “chester” y en primer término, la escultura de mi amiga Teresa de la Pisa.Hicimos una mega obra para dar luz al hall  haciendo un tabique de hierro y cristal transparente que lo separa del salón. Espero que os guste, a mi me encantó el resultado final.

7

 

Para acabar, como siempre algo mas desenfadado y fácil, para los que están poniendo su primera casa. Sencillo, blanco, simétrico, con algo recuperado, algo nuevo y esos sí, gran altura de techo.

8

 

Gracias y hasta la semana que viene en la que veremos COMEDORES.

 

Deja un comentario

abrir